volver a la pagina de inicio

Logopedia infantil

Los primeros años de vida de las personas están caracterizados por el crecimiento, la maduración y el desarrollo, siendo esta etapa de la existencia, particularmente sensible a los factores que pueden comprometer la evolución biológica, psicológica, social y educativa. Por ello, cuando existen factores de riesgo o trastornos en la normal adquisición de las capacidades motrices, perceptivas, cognitivas, lingüísticas, emocionales o sociales, es necesario incidir lo más pronto posible sobre aquellos trastornos y situaciones de riesgo que afectan o pueden afectar a los niños de corta edad en su progresión evolutiva.

La protección a la infancia, especialmente a aquellos grupos con riesgo de sufrir alteraciones en su desarrollo, es una de las principales acciones que deben llevarse a cabo para garantizar la compensación de las limitaciones que de ellas se derivan. Así la Atención Temprana, es un compendio de ciencias y ámbitos del conocimiento que confluyen en la comprensión del desarrollo humano en la etapa infantil, que va desde el nacimiento del niño hasta los 6 años, en el análisis de sus alteraciones, en el diagnóstico de éstas y en las acciones para paliar sus efectos. A su vez, permite controlar el impacto de las discapacidades sobre el desarrollo evolutivo de los primeros años y favorece la normalización de los procesos de desarrollo.

El sistema nervioso de los niños pequeños sigue una maduración que depende de los propios procesos bioquímicos y fisiológicos, influenciados por la abundancia y la calidad de los estímulos ambientales. Aprovechar la plasticidad neuronal de los primeros estadios evolutivos resulta decisivo para garantizar el desarrollo posterior. Por consiguiente, es necesario llevar a cabo aquellas acciones que permitan optimizar y compensar en los primeros años los aspectos biopsicosociales y educativos, que desde la vertiente preventiva y asistencia de la Atención Temprana puedan potenciar su capacidad de desarrollo, de bienestar y de calidad de vida.

Desde los inicios de la Atención Temprana, hasta el momento actual, los progresos científicos y las mejoras sociales respecto de la atención a la infancia han experimentado progresos muy significativos. Lo que ha permitido que en los últimos años se hayan producido importantes avances en el control de los factores de riesgo, en el diagnóstico precoz, en la derivación y en la intervención temprana.

Así es que la Atención Temprana se inscribe en los programas de intervención preventiva, terapéutica y educativa a distintos niveles, destinados a prevenir o minimizar las posibles alteraciones o deficiencias ya existentes, y dirigidos a niños de 0 a 6 años con problemas en su desarrollo, teniendo en cuenta sus familias y entorno.

Enlaces de interés

¿DÓNDE ESTAMOS?